La cistitis es un tipo de infección del tracto urinario (ITU) que afecta la vejiga. Cuando las bacterias viajan por la uretra y llegan a la vejiga, pueden infectar la orina y provocar inflamación en el revestimiento de este órgano

Es probable que la mayoría de las mujeres experimenten una infección del tracto urinario (ITU) por lo menos una vez en su vida. Las mujeres son más propensas a sufrir infecciones del tracto urinario que los hombres y, en parte, esto se debe a su anatomía: su uretra es más corta y esto facilita que las bacterias entren a la vejiga. La abertura uretral también está más cerca tanto de la vagina como del ano y esto permite que las bacterias lleguen a ella con mayor facilidad. Además, en el caso de los hombres, la próstata produce un inhibidor del crecimiento bacteriano que se segrega de forma directa en el sistema urinario.

Existen diferentes patógenos que pueden desencadenar una ITU. Los más comunes son: la Escherichia coli (E.coli), Klebsiella pneumoniae, Proteus mirabilis, Enterococcus faecalis y Staphylococcus saprophyticus. Entre ellos, la E. coli es responsable del 80 al 90 % de los casos, y suele encontrarse en el tracto intestinal y en el ano. De acuerdo con la Oficina de Salud de la Mujer de Estados Unidos, las infecciones urinarias más comunes son las que afectan la vejiga y esto se conoce como cistitis.

La cistitis no es contagiosa y, al contrario de lo que algunas personas piensan, no se puede transmitir a través de las relaciones sexuales. No obstante, puede causar mucho dolor y malestar. Estos son algunos síntomas de esta condición:

Aunque la cistitis no es peligrosa en sí misma, puede tener consecuencias perjudiciales si no se trata. La infección puede “retroceder” y afectar otros órganos con mayor profundidad y esto incluye a los riñones. Si esto sucede, es posible que necesite atención médica, ya que puede causar daño a los riñones o incluso insuficiencia renal.

Una investigación reciente que se publicó en la revista Molecular Biology sugiere que, en la actualidad, la causa de la mayoría de las ITU es una mezcla de diferentes patógenos, no solo la E. coli. De acuerdo con los autores, los datos que obtuvieron a través de analizar la orina y biopsias de la vejiga “sugieren que, tanto diversas especies bacterianas como la respuesta inmune adaptativa ejercen un rol importante” en las ITU recurrentes.

Los arándanos (Cranberry): un remedio natural para la cistitis

Los arándanos también se han utilizado en la medicina tradicional para el tratamiento y profilaxis de las infecciones urinarias. En un artículo publicado en Future Journal of Pharmaceutical Sciences en 2020, se analizó la evidencia de actividad bactericida en extractos de plantas como terapia alternativa contra las infecciones urinarias, y se descubrió que las proantocianidinas de los arándanos tenían un efecto único sobre las bacterias, ya que impidieron que las bacterias se adhirieran a las paredes del tracto urinario y esto frenó el desarrollo de la infección.

La D-manosa que está presente en los arándanos puede ser de gran ayuda para proteger su tracto urinario

La D-manosa es el componente activo de los arándanos y puede ser beneficiosa contra las infecciones urinarias y es un azúcar natural que tiene una relación muy estrecha con la glucosa. A pesar de ello, el cuerpo absorbe la D-manosa más despacio que la glucosa, y además, no se convierte en glucógeno ni se almacena en el hígado. Solo se metabolizan cantidades muy pequeñas de D-manosa, por lo que no interfiere con los niveles de azúcar de su cuerpo.

Recomendaciones adicionales para aliviar y tratar la cistitis de forma natural

De acuerdo con la medicina convencional, lo recomendable es que tome antibióticos para tratar la cistitis, pero esto podría ser más perjudicial a largo plazo. En lugar de eso, recurra a estos remedios caseros y descubra si pueden ayudarle a aliviar los síntomas:

Hierva el agua y agregue 1 taza de perejil fresco. Baje el fuego y deje cocinar a fuego lento de 6 a 10 minutos, para dejar que las hojas infundan el agua. Cuando esto pase, retire las hojas y beba la mezcla fría o caliente.

Si tiene perejil seco, ponga 2 cucharadas en una taza de agua hirviendo, tape y deje reposar durante ocho minutos. Cuele y ya está lista para beber.

Revuelva 1 1/2 cucharaditas de cremor tártaro en una taza de agua tibia.

Agregue jugo de limón y beba una o dos veces al día.

Consiga un poco de rábano picante fresco, rállelo hasta tener al menos media cucharadita y consuma.

Tome un trago de agua o leche para frenar el picante del vegetal.

Haga esto solo tres veces al día y suspenda si experimenta malestar estomacal.

Procure tener una buena higiene para reducir el riesgo de sufrir infección urinaria y cistitis

Siempre es mejor prevenir que curar una enfermedad y, como mujeres, algunas prácticas básicas de higiene pueden ser de gran ayuda para mantener el tracto urinario y la vejiga en óptimas condiciones.

Elija alimentos saludables que puedan ayudarle a evitar las infecciones urinarias

Incluir fuentes saludables y naturales de probióticos, como alimentos fermentados como el kéfir, el kimchi, el chucrut y otros vegetales fermentados puede ayudarle a evitar la cistitis y las infecciones urinarias. De acuerdo con un análisis publicado en el Turkish Journal of Urology:

“[L]as especies de Lactobacillus (en particular la L. rhamnosus GR-1 y la L. reuteri) podrían ser efectivas para prevenir y tratar las infecciones urinarias recurrentes… En general, Lactobacillus y Streptococcus son las especies que se observan con mayor frecuencia y se han realizado muchos estudios sobre ellas. Ambos microorganismos son bacterias del ácido láctico y tienen funciones protectoras contra patógenos colonizados en la región urogenital”. Si tienes cistitis o quieres prevenir futuros brotes, en Yelun tenemos Cranberry  y ante cualquier duda podemos ayudarte. ¡Consulta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *