Dosis Preventiva: 5 a 15 gotas diarias por 1 mes cada dos semanas de forma indefinida, ingeridas en una sola toma o divididas en 3 tomas durante el día (según conveniencia), siempre diluido.

Dosis Terapeútica: 15 a 20 gotas 2 a 3 veces al día (candidiasis, Lyme, rectocolitis, helicobacter, escherichia coli, psoriasis, parasitosis, dermatitis, mold…), siempre diluido.

Oregano Oil es de muy fuerte sabor. Debe ser probado el primer día hasta un máximo de 2 gotas por toma para evaluar tolerancia y/o crisis curativa.

Oregano Oil podrá ser ingerido sin diluir y vía sublingual hasta un máximo de 5 gotas por toma en aquellos con sinusitis y al menos con 1 semana de experiencia ingiriéndola por vía oral.

Oregano Oil podrá ser utilizado vía tópica (diluido), enema y en cápsulas congeladas según lo prescriba el médico tratante.

SI USTED ESTÁ TOMANDO ANTICOAGULANTES, CONSULTE A SU MÉDICO ANTES DE INGERIR OREGANO OIL.

El aceite de orégano elimina bacterias, hongos, parásitos y virus aunque se utilicen tan solo unas pocas gotas. Además, no ocasiona efectos secundarios ni potencia mutaciones que dan lugar a cepas patológicas resistentes, como ocurre con los antibióticos farmacológicos.

PROPIEDADES DEL ACEITE DE ORÉGANO

El aceite de orégano es uno de los más potentes y efectivos remedios antisépticos naturales.

El principio activo que le confiere estas propiedades es el carvacrol, un fenol que se encuentra en la planta en concentraciones que oscilan del 30 al 87 por ciento.

Se le atribuyen propiedades fungicidas, antibióticas, antioxidantes y estimulantes del sistema inmunitario.

¿PARA QUÉ SIRVE EL ACEITE DE ORÉGANO?

Por sus propiedades fungicidas y antibióticas, su potencia antioxidante y su acción inmunoestimulante, el aceite de orégano es un poderoso remedio en el botiquín con múltiples beneficios y que nos puede ser útil en cualquiera de estos usos:

1. POR SU ACCIÓN ANTIBIÓTICA

El carvacrol, principio activo más potente del aceite esencial del orégano, es eficaz contra la peligrosa bacteria resistente a la meticilina (conocida como MRSA).

Además estimula el sistema inmunológico, por lo que es ideal para superar resfriados, gripes y herpes.

2. PARA LA PIEL: EN VERRUGAS, HERIDAS E INFECCIONES

Un simple baño de pies es eficaz para tratar la infección con el común hongo pie de atleta (Tinea pedis), según una investigación de la Universidad de Tokio (Japón).

Su aplicación local permite también eliminar las verrugas y previene la aparición de ampollas. Además resulta anestésico y acelera la curación de las heridas.

3. PARA LA CÁNDIDA

El orégano se considera una de las mejores plantas antimicrobianas para combatir la candidiasis.

En tubo de ensayo, el aceite de orégano fue capaz de eliminar el hongo Candida glabata, resistente al tratamiento con fluconazol, según una investigación realizada en la Universidad Federal de Santa Maria (Brasil).

4. COMO ANTICÁNCER

El carvacrol del aceite de orégano es un antioxidante con efecto anticancerígeno, sobre todo ante el cáncer de colon. En la Universidad Harbin (China) se estudia incluso su uso como agente terapéutico.

5. PARA EL DOLOR Y LA INFLAMACIÓN

Varios estudios han probado la capacidad del aceite de orégano para aliviar el dolor de golpes, esguinces, tendinitis y artritis. También posee efecto antiinflamatorio: está especialmente indicado para la inflamación de las encías.

6. PARA MEJORAR EL ÁNIMO

El orégano aumenta la actividad de la dopamina y la serotonina. Ambos neurotransmisores están relacionados con el estado de ánimo positivo. Su deficiencia es causa de depresión.

¿CÓMO TOMAR O APLICAR ACEITE DE ORÉGANO?

El aceite de orégano se comercializa mezclado con aceite extra virgen de oliva en la cantidad de 40% de orégano y 60% de aceite de oliva.

Esta combinación es necesaria, ya que el aceite de orégano es demasiado fuerte para consumir oralmente y puede causar quemaduras en la piel si se aplica tópicamente.

¿CÓMO SE APLICA SOBRE LA PIEL?

De nuevo, es importante tomar las precauciones necesarias para evitar quemaduras sobre la piel al aplicar aceite de orégano, diluyéndolo convenientemente tal y como se explicaba más arriba en el apartado “Cómo tomar o aplicar el aceite de orégano”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *